Frase de Gabriel García Márquez Frases de Gabriel García Márquez
  • “Entré en su cuarto por equivocación y la encontré desnuda y despernancada en una cama de lienzo, y aullando de dolor entre una pandilla de comadres sin orden ni razón que se habían repartido su cuerpo para ayudarla a parir a gritos. Una le enjugaba el sudor de la cara con una toalla mojada, otras le sujetaban a la fuerza los brazos y las piernas y le daban masajes en el vientre para apresurar el parto. Santos Villero, impasible en medio del desorden, murmuraba oraciones de buena mar con los ojos cerrados mientras parecía excavar entre los muslos de la parturienta. El calor era insoportable en el cuarto lleno de humo por las ollas de agua hirviendo que llevaban de la cocina. Permanecí en un rincón, repartido entre el susto y la curiosidad, hasta que la partera sacó por los tobillos una cosa en carne viva como un ternero de vientre con una tripa sanguinolenta colgada del ombligo. Una de las mujeres me descubrió entonces en el rincón y me sacó a rastras del cuarto. —Estás en pecado mortal —me dijo. Y me ordenó con un dedo amenazante—: No vuelvas a acordarte de lo que viste.”
    Gabriel García Márquez
Detalles frase Frases célebres
libro (Vivir para Contarla)

29/04/2012 a las 14:24
Valoración mediaexcelente1Curiosidades 393
1087
Valoración mediaexcelente1
Comentarios sobre la frase
Frases afines
En realce