Frase de Vicente Blasco Ibáñez Frases de Vicente Blasco Ibáñez
  • “Remendaban los caballos como si fuesen zapatos viejos; explotaban su debilidad hasta el último momento, prolongando su agonía y su muerte. Quedaban en el suelo pedazos de intestinos, cortados para facilitar la operación del «arreglo». Otros fragmentos de sus entrañas estaban en el redondel cubiertos de arena, hasta que muriese el toro y los mozos pudieran recoger estas piltrafas en sus espuertas. Muchas veces, el trágico vacío de los órganos perdidos remediábanlo los bárbaros curanderos con puñados de estopa introducidos en el vientre. Lo importante era mantener en pie a estos animales unos cuantos minutos más, hasta que los picadores volviesen a salir a la plaza: el toro se encargaría de rematar su obra... Y los jacos moribundos sufrían sin protesta esta lúgubre transfiguración.”
    Vicente Blasco Ibáñez
Detalles frase libro (Sangre y arena)

24/09/2008 a las 21:34
Valoración mediaexcelente1Curiosidades 204
790
Valoración mediaexcelente1
Comentarios sobre la frase
Frases afines
En realce