Frase
  • “Al darle un mordisco a una galleta glaseada de babaria Harold por fin tenía la sensación de que todo iba a salir bien. En ocasiones, cuando nos perdemos en el miedo y la desesperación, en la rutina y la constancia, en la desilusión y la tragedia, habría que dar gracias a Dios por las galletas glaseadas de babaria. Y, afortunadamente, incluso cuando no hay galletas aun no puede reconfortar una mano conocida acariciándonos. O un gesto amable y cariñoso. O un apoyo sutil para respirar la vida. O un abrazo tierno. O unas palabras de consuelo.”
Detalles frase Pelicula (Más extraño que la ficción)

26/06/2013 a las 17:06
Valoración media excelente 2 Curiosidades 869
1 vez
544
Valoración media excelente 2
Comentarios sobre la frase
Frases afines
En realce